El control de aves desata el debate sobre si son compatibles las palomas con las personas en las ciudades

Y como en todos los debates, cada una de las partes tiene sus argumentos: por un lado están los defensores de los animales y ecologistas, que defienden la existencia de palomas en los centros de las ciudades a toda costa y por encima de las consecuencias que ello pueda tener; por otro, los aficionados y practicantes de deportes relacionados con la figura de la paloma, como la colombicultura y la colombofilia, en buena parte causantes de los efectos que estos animales y su proliferación desmesurada tienen sobre los lugares urbanos; y por último las personas afectadas por la existencia desbordada de este tipo de aves, es decir, todo ciudadano en la fachada de cuya casa, en el suelo de cuya terraza o sobre la superficie de su vehículo se depositen de manera masiva los excrementos de las bandadas.palomas

Está científicamente demostrado que los excrementos de paloma tienen un alto poder corrosivo y un contenido profundamente infeccioso para el ser humano. La presencia de bandadas masivas de palomas en las ciudades es algo artificial, creado por el ser humano con intereses variados: desde el turístico hasta el antes mencionado deportivo, pasando por la pasión por los animales, llevada hasta el límite de ubicarlos en un entorno que no parece ser el más adecuado para ellos, en este caso.

El problema afecta o puede afectar a cualquier persona que viva en una ciudad con bandadas de palomas, pero sobre todo afecta a quienes viven en inmuebles que han sido ‘colonizados’ por estas bandadas. Ahí está en peligro la salud de sus habitantes y, por supuesto, la conservación de los propios edificios y de todos los elementos que, en ellos, esté al aire libre.

Contra esta realidad, existen empresas profesionales especializadas en el control de estas plagas de palomas, con una efectividad garantizada y una actuación absolutamente inocua para el ser humano.

Mas información en: traconsa.com

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *